OXOSSE

Etimología de la palabra Odé: proviene del yoruba y significa “cazador”. Odé es un nombre genérico por el cual se conocen a los Orissas cazadores y específicamente es una manifestación o cualidad de Oxosse.

La importancia del cazador, en sociedades tradicionales como la de los pueblos yorubas, se debe primero a una razón de orden económica, ya que el cazador es el proveedor de la alimentación del grupo.

La segunda razón de esa importancia es de orden médica y mágica, ya que el cazador, viviendo en el bosque, es necesaria y naturalmente un conocedor de las plantas que curan y matan, y he ahí la relación entre, por ejemplo, Oxosse y Ossaim.

Finalmente, el cazador es importante, en términos sociales, porque , desbravador por definición, es El que, yendo al frente, descubre el lugar ideal para la instalación de la aldea donde su pueblo va a habitar.

Y, caminando al frente, es El, también un guerrero, de ahí la asociación estrecha del odé, en todas sus
cualidades con Ogum, relación que se refleja hasta en los objetos simbólicos: el Ofá de Oxosse sustenta siempre las 7 o 21 herramientas del Orixa del hierro y de la guerra, y el alabedé, herramienta tradicional de Ogum, está siempre encimado por un Ofá.

Los Yorubas uno de los pueblos más importantes de Africa Occidental, habitan el sudoeste de Nigeria y parte del este de Benim, próximo a la costa, y en las savanas del interior, en una vasta extensión de tierras donde predominan bosques. Migrando en ondas sucesivas, en dirección noroeste, los Yorubas se establecieron en su sitio actual, entre los siglos 6 y 11.

Oxosse fue rey de Keto. En el siglo 19 el reino de Keto fue destruido y saqueado por las tropas daomeanas. Sus habitantes, entre los cuales había adeptos de Oxosse, fueron esclavizados y vendidos al Brasil y Cuba. Es por eso que el culto de Oxosse muy propagado en América, no existe ya en Africa.
Cuenta el investigador Pieree Verger que aún existen en Keto los locales donde Oxosse recibía ofrendas más no hay quien sepa hacerlas o deseen cultuarlo.

Oxosse es hijo de Yemanja y hermano de Ogum y Essu.

Es mago, adivino, guerrero, cazador y pescador.

Se viste de manto sobre los hombros , algunas veces tiene un sombrero de cuero, en una de sus manos lleva el ofá (arco con flecha) de hierro forjado, en la otra el el erukeré (un chicote de crin) espanta moscas, símbolo de la realeza en Africa, pues Oxosse fue Rey.

Como Orissa, su responsabilidad principal en relación al mundo es la garantía de la vida de los animales, para que ellos puedan ser cazados y la alimentación de los seres humanos esté asegurada.

Sus caminos son los siguientes:

Oddé Ode-mota: por éste camino que tiene 132 avatares se le conoce como custodio y guardiero de las cárceles. Está muy asociado con Elegguá Alaroyé Akokelebiyú. Si alguno de sus hijos está en peligro, inmediatamente ocasiona al agresor un inconveniente judicial fatal, de manera que quede tras las rejas un largo tiempo. A este Ochossi se lo suele poner junto a éste Elegguá en las puertas de entradas de los Ilé, como protectores. Viene de tierra Takúa, y es un gran cazador, ya que también está asociado con las trampas y las jaulas. Los lukumí suelen invocarlo para hacer el mal, y ocasionarle a cualquier persona que no fuera de su agrado, un problema con la ley. Pero así como lo provoca, también libera. Su morada está en las veredas de las calles donde se encuentre gran cantidad de rejas.
Ochossi Omiero (Mieró, Minero): está a cargo del preparado de todos los maceramientos de hierbas que se usen en casas de Ocha, fueran para baños, lavados o iniciaciones. Está muy ligado a Osaín, quién le concediera el dote de tales conocimientos. Por este camino es esposo de Ochún. Es muy invocado en el Diloggún, para saber que grado de “compromiso” tienes aquellos iniciados en líneas de “sangre”, que al registrarse hablan los orddunes de Ikú (Metanlá) De esta manera se sabrá cual es el preparado que se debe de realizar para su liberación, también conocido con el nombre de “troca de vida”.
Oddé Timboró (Timoreo): es cuando anda de caza con Oggún. Son fieles inseparables y juntos son muy invocados para protección o demanda. Timboró es Arará, y llegó a tierra sagrada montado en una flecha. Es muy temido por los cazadores, ya que si les piden algo y obtienen buenas presas, y no le sirven su ebbó, jamás obtendrán más nada en esa zona. Tiene 101 caminos, y se lo representa en un otá muy alargado, de manera de símbolo fálico, al que se le adhieren 7 puntas de flecha metálica, en su base, apuntando hacia arriba. Con su comida se le sirve cerveza negra, pues la comparte con su hermano Oggún. Entre sus atributos tiene machete, pinaldo y achabbá.
Ochossi Ayacuña: es cuando anda cazando en el monte de Oké. Cuenta la leyenda que cierta vez se metió sin permiso en la manigua y presa que le ponía el ojo presa que desaparecía. Entre las malezas se escuchaban risas burlonas. Como no tenía machete no podía ver que pasaba. Cierto día aparece de entre la espesura Oké, y le dice: “Ayacuña pamiló Ayacuña, elemate lemate afarireo Ayacuña pamiló”; “pide permiso a la manigua (el pamilaio) y matarás tu presa”. De allí nace la concepción para todos los Ochossi que, antes de cualquier ofrenda o acto en el monte, habrá que hacer ebbó y pedir permiso. Es de tierra lukumí y es muy invocado cuando hay problemas dentro del monte: heridas, accidentes, desorientación, temporal, etcétera.
Oddé Pamilaio: este Ochossi vive tanto en el río como en el monte ewe, aunque su concepción esté dada exclusivamente a la manigua. También tiene relación con Ochún, aunque se lo considera esposo de Olossá. Es uno de los caminos más antiguos de Ochossi, de los 69 que posee. Su ofrenda se deposita en invierno en el monte y en verano en las orillas de los ríos o lagos entre las matas. Sus pedidos se refieren a casos muy duros de justicia o cuando hay que hallar a alguna persona extraviada. Viene de tierra Oyó, y fue enseñado en la magia por Xangó, con quién mantiene excelentes relaciones.
Ochossi Baba Oddé (Babalodé): es otro viejo avatar de Ochossi, que viene de tierra Ijesha. Se lo considera mago, adivino y profeta. Trabaja con el “coco” (arroja tres trozos de obí) para leer Ifá. Es muy sabio, y sus hijos suelen ser pasivos, introvertidos y hasta ermitaños. Es muy invocado cuando alguien se encoleriza en contra, y hace daño o genera muy malas ondas. Baba Oddé suele tranquilizar al oponente sin el menor rasguño, a punto tal que, después salen siendo buenos amigos. Se lo trabaja mucho en casos de reyertas familiares o sociedades comerciales, donde siempre hay “uno” descocado.
Ochossi Carelewa (Kareleggua): un danzarín que suele dejar atónita a la gente que lo observa. Es compañero de baile de Ochún, aunque hubo un entrevero con Yewá, quién se enamoró perdidamente de éste, y ambos nacen o son concebidos en tierra Arará. Trabaja en todo lo que se refiera a casos de pareja en general, en cuanto a endulzamientos, uniones y separaciones. Los lukumí lo integraron a su panteón de alta magia negra, asociándolo con sus ngangá e iwin, que solo hacen hechicería.
Oddé Alá Bezzú: es cuando apunta con su arco y flecha directo a una presa como amenaza. Por este camino es muy invocado para hacer justicia, para atrapar personas, para la pareja. Es de Obbara, aunque nace mitológicamente en Takúa. Orulá le concedió la aguda visión que tiene de buen halcón: ¡donde pone el ojo inserta su flecha…! Su Otá está formado por la imagen del cazador tallada en madera dura (quebracho o roble) y sobre su pié derecho lleva una piedra de río con forma de corazón.
Ochossi Oddé – Otím: es el pasaje más extenso de este gran orishá cazador, en donde está asociado a Otím, su mujer inseparable. Son los gemelos míticos de la creación, desde los comienzos del hombre en la selva. Esta leyenda nace en Obbara Melli, y sería como aquella tan tradicional del África de “Tarzán y Loana”. Otím es una ávida mujer guerrera y cazadora, que lleva con sigo atributos entregados en mano de Olofi: puñal, lanza y ropajes de pieles de animales de la selva (tigre, leopardo, venado) que ella misma hubiera cazado. Su fundamento se constituye en dos Obí, dispuestos dentro de una panela o “gameleira”, portando cada uno la imagen de los gemelos. Por este camino realizan muy buenos trabajos referidos a la pareja, principalmente, atendiendo casos de “maridos que se fueron con otras”; “incestos”; “violencia familiar”; y todo aquello que se refiera a un tránsito difícil de la convivencia familiar. Siempre se los encontrará en la manigua, entre las espesas matas, o cerca de algún arroyo, río o lago.

Los Hijos de Oxosse

Constituyen lo que fue el prototipo del cazador primitivo: hombres vivos, rápidos, siempre alertas y a la defensiva, llenos de iniciativas. Aman el cambio y las nuevas empresas. Son hospitalarios y amantes de la familia, aunque en ocasiones, ésta sufra por su tendencia a un cierto interior todavía nómada. Otro defecto es que, en muchos de ellos, se nota la imposibilidad de almacenar riquezas. Es decir, como todo cazador, cuando hay hambre recién salen de caza. No obstante tienen mucha suerte, y algo traen para mitigar el hambre. Bien educados en ese aspecto, son hacedores de éxitos continuos.

El tipo Oxossi generalmente es asociado a las personas joviales, rápidas y expertas, tanto mental como físicamente. La postura es la de un cazador en apresto en la floresta, evitando hacer barullo y de ojos y oídos extremadamente atentos al movimiento de la caza. Tiene por lo tanto, gran capacidad de concentración y de atención, aliada a una firme determinación en alcanzar sus objetivos y paciencia para aguardar el momento correcto para cualquier iniciativa.

Su cuerpo es erguido, atento y pronto para el combate, su lucha está más basada en la necesidad y en lo cotidiano, en la búsqueda de alimentación, o en un sentido más amplio, en desempeñar las tareas acostumbradas día a día. Su violencia, si existe, es canalizada para el momento cierto, en la hora cierta.

Es también más reservado, si bien no le falta energía para el comando cuando es preciso. Tiene una tendencia mayor para la soledad; Al mismo tiempo es marcado por un fuerte sentido del deber y una gran noción de responsabilidad. Al final recae sobre él, místicamente el peso del sustento de la familia.

El hijo de Oxosse tendría entonces una fuerte ligación con el mundo material sin que esa tendencia denote obligatoriamente ambición. Tiende a asumir responsabilidades y a organizar el sustento del grupo de familia a la que pertenece. Pueden ser paternales.

Físicamente, los hijos de Oxossi tienden a ser relativamente un poco nerviosos, potencialmente más controlados, sus ojos son vivos y atentos; Sus pasos leves y lentos. Sus movimientos tienen cierta gracia. Son inestables en sus amores, ya que tienen necesidad de estar solos. Tiene necesidad de refinamiento, no necesariamente de lujo. La variedad es una de sus características. Y el vestuario es práctico, busca la armonía estética, discreta e innovadora.

Fundamento

Como fundamento o receptáculo para confeccionar su okutá, se utiliza una cazuela de barro. Se le da como fundamento, un medio coco (obí), limpio, seco y barnizado. Ochossi casi nunca lleva piedra sagrada de río, con excepción de aquellos caminos que sí lo piden. En reemplazo entonces, se talla un muñeco que tenga sus características, de madera dura y barnizada (quebracho, cedro, algarrobo o roble), al que se le agrega todas sus herramientas y atributos. Lo circundan 7 caracoles marrones abiertos, 7 monedas desiguales de distinto valor y metal, y una cuchilla de monte ritual.

Sus atributos

Son aquellos que tengan que ver con la caza y con la pesca en todos sus sentidos, es decir, según su dijinga, incluirá trofeos, llaves, barrotes, etc. Sus principales herramientas son tres flechas del tipo guerrero, tres perros de monte, un espejito, un pedazo de tarro de venado, un anzuelo, un arco y una flecha para el mismo. Sobre su okutá se deposita un juego de astas de venado, y de otras, se confeccionan mangos para su machete o cuchilla del monte. La funda de sus armas se confecciona con la piel del venado o de un leopardo (actualmente, imitaciones en sintético)

Collares: Por lo común y generalmente, Ochossi lleva cuentas de misanga azul prusia y de coral alternados, cada siete, uno o tres corales.

En otras dijinga, Ochossi usa matipós verdes brillantes, o cuentas de coral.

Su comida: esta es un ebbó, consistente en costillas de cerdo (3) bien cocidas y condimentadas con pimienta negra y ají chileno, rebozadas con farofa dulce (fariña de mandioca batida en miel líquida) Se deposita dentro de su obí, o cazuela de barro recta, y se adorna con rodajas de ananá, cerezas quemadas en aguardiente, y una salsa tipo gelatina confeccionada con harina de mandioca, nuez moscada, perejil picado, ajo picado y queso rallado. Se lo deposita en un bosque, entre las matas bien cerradas, cosa que junto a Oggun, pueda llegar al ebbó, abriéndose camino. Sus pedidos se refieren a su patakkí.
Maíz colorado, coco, miel, vino tinto.

Sus bailes: ni bien incorpora en un médium, da el típico grito del cazador cuando obtiene una presa, y su mímica es muy elocuente, ya que como todo cazador o pescador parece ser que, “es al único que le sigue creciendo la presa después de muerta”. Por tanto hace gestos de una buena abundancia. Viste como Elegguá y Oggún, pues es orishá guerrero. Su ropa es de color lila o morado claro, y su gorro -de similar al de Xangó- es de piel de tigre, así como su bolsa de monte. Usa el arco y la flecha, para representar la cacería en su danza, que agita violentamente hacia los aires cada vez que termina de dar algunos trompos frente a los tambores y al cuarto Orixas.

Hierbas (Ewe): sus plantas y hierbas son las mismas que Oggún, con quién comparte el monte, pero de entre estas resaltan las siguientes: caña santa, pata de gallina, yerba de la sangre, mora, pegojo, huevo de gallo, adormidera, siempreviva, anamú, romerillo, rompe saragüey, albahaca morada, palo majú, ébano, apasote, pino del monte, guayaba, aguacate, almendra, álamo, algarrobo, granada, ciruela, etc.

Animales: chivo y venado, gallo, pollo, paloma, codorniz, todo pájaro cazado, carnero, gallina de guinea.

Saludos: Oke Bambo Oxossi Ode Mata que quiere decir” Santo cazador”.
Aflicciones: Para salir bien de las operaciones quirúrgicas.

Números: 3, 5 y 7.

Días: Lunes y Miércoles.

El Orissa Oxosse habla a través del Odú nro. 6: Obara.

Leyenda (1)

Cuando Oxum y Oxossi se conocieron, el en seguida se enamoró y quizo casarse con ella. Oxum estaba de acuerdo,pero impuso la condición de que el fuese con ella para la mansión de su padrei disfrazado de mujer, para no tener la entrada impedida. Oxossi acepito, sin preguntar si eso le traería problemas. Entonces Oxum lo transformo en mujer y ellos fueron juntos para el palácio. Allá, Oxossi fue muy bien recibido, pues fue presentado como una amiga de Oxum; y así los dos pudieron vivir juntos por mucho tiempo. Meses despues, Oxum no pudo mas esconder su embarazo; Oxalá descubrió la verdad y expulso a Oxossi del palácio. Por haberse transformado en mujer, Oxossi se volvió bisexual; y su hijo, Logunedê, también.

Leyenda (2)

Oxossi era ayudante del hermano Ogun y cargaba sus flechas. Cierto día, en una de las cacerías, encontro al hermano Ossain, que vivía en el bosque y era un mago. Ossain lo hechizó y Oxossi se quedó sirviendolo por algún tiempo. Cuando el efecto del hechizo pasó, Oxossi quizo volver para casa, pero la madre Iemanjá no lo acepto. Entonces, Oxossi volvió para la mata y fue a vivir con Ossain, que le enseñó todos los mistérios del bosque y de sus habitantes. Desde entonces, Oxossi se volvió un gran cazador, pasando a garantizar la alimentación de la família y defendiendo a los animales y plantas de personas que matan sin necesidad.

Leyenda (3)

Odé era un gran cazador. Cierto día, el salio para cazar sin antes consultar el oráculo Ifá ni cumplir los ritos necesários. Despues de algun tiempo andando en el bosque, encontro una serpiente: era Oxumaré en su forma terrestre. La cobra dijo que Odé no debía matarla; pero a el no le importo, la mató, la cortó en pedasos y la llevo para casa, donde la cocino y comió; despues fue a dormir. Al otro día, su esposa Oxum lo encontro muerto, con un rastro de cobra saliendo de su cuerpo y yendo para el bosque. Oxum tanto se lamento y lloro, que Ifá lo hizo renacer como Orixá, con el nombre de Oxossi.

Leyenda (4)

Cierta vez, en el reino de Ifá, surgió un pajaro enorme que, volando bien en el medio de la ciudad, no dejaba que el pueblo hiciese las fiestas del tiempo de colecta. El rey convocó todos los arqueros del reino, que usaram todas sus flechas sin conseguir espantar al animal; y por eso fueron ejecutados. El último a llegar tenía solamente una flecha pero su madre, con miedo de que el fuese condenado a muerte, consultó Ifá y supo que el hijo debía hacer una ofrenda a los dioses antes de intentar la suerte. El muchacho lo obedeció y, con su única flecha, mató al monstruo. El joven fue muy aclamado por el pueblo y pasó a ser llamado Oxossi, el gran cazador.

2 comentarios

  1. oxossi,el q iva al bosque a cojer hierba madecinales

  2. Qué bueno!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: